Embarazo, Familia, Hijos, Maternidad y paternidad, Mucho más, Posparto

Carta de una recién mamá a su bebé

Querido pequeñajo, 😍👶
Creo que de lo chiquitín que eres aún no me has visto bien y no sabes pronunciar mi nombre, soy yo, mamá.

Soy la que te da el pecho cada vez que quieres comer, la que te coge en brazos cuando lloras, la que se despierta por la noche para atenderte, la que te cambia el pañal, la que te lleva a pasear, la que te consuela cuando tienes dolor de tripa, la que te canta canciones, la que te habla y te dice que todo va a salir bien, la que te cubre de besos y te abraza constantemente.

Desde que el médico te sacó de mi tripa sentí un deseo de cogerte y apretarte contra mí. De no soltarte. De protegerte y de mantenerte siempre así, pegadito a mí. A pesar del dolor, del cansancio de noches sin dormir, de los puntos de la cesárea no podía pensar en otra cosa y en que ya te quería.

Cuando miro esos ojitos grandes y negros que tienes me entran muchas veces ganas de llorar.

Llorar de la emoción, del amor que siento por ti, de darme cuenta de que tu vida me importa más que la mía y que daría mi vida por ti sin pensarlo y que no voy a permitir que nada malo te pase. 😍😍

Te protegeré, te cuidaré, estaré aquí para consolarte, animarte, escucharte y ayudarte de cualquier modo que lo necesites.

Para acabar, Peque, debo avisarte de que es la primera vez que soy mamá. Así que tendremos que ir descubriendo juntos cómo funciona todo esto. Deberás tener un poco de paciencia conmigo y darme un poco de cancha y perdonarme las veces que no lo haga tan bien, a pesar de esas veces no olvides nunca que te quiero y siempre te querré. ❤️❤️❤️