Proteger la piel de nuestros pequeños del sol: Consejos indispensables para cuidar la delicada piel de tus niños y bebés

El verano está aquí y eso significa más tiempo al aire libre, diversión bajo el sol y recuerdos inolvidables en familia. Pero, como padres, también debemos ser conscientes de la importancia de Proteger la piel de nuestros pequeños del sol.

La delicada piel de los niños y bebés requiere una atención especial para evitar quemaduras y posibles daños a largo plazo.

¡No te preocupes! En este blog, encontrarás todos los consejos que necesitas para mantener a tus pequeños protegidos mientras disfrutan del verano.

¡Protégete de las quemaduras del sol y mantén a tus hijos a salvo!

niña en la playa

La protección solar es esencial para mantener la piel de tus pequeños a salvo de las quemaduras solares y los efectos nocivos del sol.

Aquí tienes algunos consejos infalibles para asegurarte de que tu familia esté protegida en todo momento:

Para bebés menores de 6 meses:

  1. Mantén a tu bebé alejado de la exposición directa al sol. Es mejor mantenerlo a la sombra, especialmente durante las horas pico de sol.
  2. Viste a tu bebé con ropa ligera pero protectora. Elige prendas de manga larga y pantalones largos de algodón suave para cubrir su piel.
  3. Utiliza una sombrilla o carpa para crear sombra en el área donde tu bebé juegue al aire libre.
  4. Siempre coloca un sombrero de ala ancha en la cabeza de tu bebé para proteger su rostro y su delicado cuero cabelludo.
  5. Evita aplicar directamente protector solar en bebés menores de 6 meses. En su lugar, puedes cubrir las áreas expuestas con ropa protectora y mantenerlos a la sombra.

Para niños mayores de 6 meses:

  1. Elige un protector solar suave y seguro formulado específicamente para niños. Busca productos con un factor de protección solar (FPS) de al menos 30 y amplio espectro.
  2. Aplica generosamente protector solar en todas las áreas expuestas de la piel, incluyendo la cara, los brazos y las piernas. Asegúrate de reaplicar cada dos horas o después de nadar o sudar.
  3. Viste a tus hijos con ropa de manga larga y pantalones ligeros de colores claros. Busca ropa con protección solar incorporada para una mayor tranquilidad.
  4. Asegúrate de que tus hijos usen sombreros de ala ancha y gafas de sol con protección UV para proteger su rostro y sus ojos sensibles.
  5. Enséñales a buscar sombras cuando estén al aire libre y a tomar descansos periódicos del sol para evitar la exposición excesiva.

Te dejamos una lista de nuestras cremas solares favoritas para nuestros peques. En primer lugar y la que una de las que hemos comprado este año es la NIVEA Kids 5 en 1, en formato pistola. Fácil de poner y comodisima.

Por otro lado, otra que hemos comprado de la marca ISDIN, su Fotoprotector Pediatrics que tienen en formato bolsillo para cuando salgáis a pasear, para la carita, etc. También para si son más mayores está en formato spray y formato grande para ir a la playa.

Después de un día al sol, ¡cuida y mima su piel!

protege a tu bebe del sol

Después de divertirse al aire libre, es vital cuidar la piel de tus pequeños. Aquí tienes algunos consejos para mimar su piel según su edad:

Para bebés:

  1. Después de un día al sol, limpia suavemente la piel de tu bebé con agua tibia y un paño suave.
  2. Aplica una loción hidratante suave y sin fragancia en la piel de tu bebé para mantenerla humectada y prevenir la sequedad.
  3. Evita el uso de productos con fragancias fuertes que puedan irritar la piel sensible de tu bebé.

Para niños mayores:

  1. Después de un día soleado, anima a tus hijos a tomar un baño o ducha fresca para refrescar su piel.
  2. Utiliza un jabón suave y sin fragancia para limpiar suavemente la piel de tus hijos.
  3. Aplica una crema hidratante suave en la piel de tus hijos para ayudar a calmar e hidratar después de la exposición al sol.

Recuerda, proteger la piel de tus pequeños del sol no solo es importante en verano, sino durante todo el año. Establece buenos hábitos de protección solar desde temprana edad y mantén a tus pequeños a salvo de las quemaduras solares y los daños a largo plazo.

Como padres, somos los guardianes de la salud y el bienestar de nuestros hijos. ¡Así que no olvides empacar el protector solar, los sombreros y las gafas de sol en tu próxima aventura bajo el sol! Mantén a tus pequeños seguros mientras disfrutan de las maravillas del verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *